«Agradecida, bendecida y feliz, es un sueño cumplido. Decir que mi vida desde que gané MasterChef ha cambiado, es poco. Mi vida ha dado un giro completo. Ahora estoy convencida de que estoy en el camino correcto, que lo importante es estar enfocada, segura, con pasos firmes y manteniéndose fiel a uno mismo. El concurso requiere de mucha fuerza psicológica, física y emotiva. El premio más grande de MasterChef está dentro de mí, en mi crecimiento como persona.
¡Tú también lo puedes lograr!»